Parece que estamos en una auténtica revolución en lo que al placer se refiere y parece que nos encontramos con un cambio de paradigma.

Antes la juguetería estaba enfocada únicamente para tener placer, y ahora empezamos a encontrar marcas con fines terapéuticos o incluso políticos.

Para celebrar San Valentín, traemos un par de objetos que no solo ofrecen placer sexual, sino que nos enseñan, el Myhixel es una solución para aprender a controlar cuándo eyacular.

Por otro lado, Slow Sex  es una colección lúbrica con manifiesto. Una colección para tus prácticas sexuales sin prejuicios. Una colección orientada a todo ese sexo en el que no urge la penetración.

Entrada anterior
6 de febrero, 2020
El entrenamiento del deseo
Entrada siguiente
20 de febrero, 2020
¿Por qué no tengo un orgasmo?
Buscar más entradas