El deseo sexual varía de una época a otra y también depende mucho del estado de ánimo de cada persona. Por ejemplo, si hay un exceso de estrés, el deseo sexual se inhibe.

En ocasiones, otros motivos son hormonales o físicos y es normal que haya rachas de mayor o menor libido. Es importante conocer el origen de esa inapetencia hacia nuestra pareja, analizar si responde a factores externos o internos

Hay muchas razones por las que podemos perder ese deseo por nuestra pareja. En nuestro espacio de sexualidad, junto a Almudena M. Ferrer, analizamos las posibles razones y ofrecemos algunos consejos para manejarlo de forma distinta.

Entrada siguiente
30 de junio, 2022
Preparar nuestra sexualidad para el verano
Buscar más entradas