El deseo sexual es un sentimiento, una emoción. Se desarrolla en el cerebro. La excitación, por su parte, es el efecto físico que produce el deseo sexual en el cuerpo. Es la concretización práctica del deseo.

Por supuesto el deseo precede a la excitación, es el que conlleva la excitación. Cuando la conexión no se hace bien, se puede sentir un deseo que no se transforma en excitación.

Tanto en los hombres como en las mujeres la falta de deseo, así como la falta de respuesta del cuerpo, es decir la excitación, se pueden producir tanto por factores psicológicos como fisiológicos. Si el factor de la falta de deseo o la falla en la excitación es fisiológico se puede deber a varias razones, principalmente podrían ser problemas en los niveles hormonales o la circulación.

Entrada anterior
24 de marzo, 2017
Hablando sobre shibari
Entrada siguiente
6 de abril, 2017
La atracción del pecho
Buscar más entradas